Domingo

Domingo

Historia corta DomingoEra un domingo de esos sin pies ni cabeza: confuso, aburrido, como todo en su vida. Se metió en la bañera y dejó que el agua tibia hiciera lo suyo, dándole a su adolorido cuerpo los mimos y caricias que no recibía de manos humanas.

El agua fue benevolente con él e hizo descender gradualmente su nivel de estrés. Encendió un cigarrillo, de esos que no venden en el supermercado; se los compraba a un amigo que vivía en un barrio de dudosa reputación.

Y cigarro en mano hizo un mapa mental de lo qué haría en las horas siguientes, no tenía en realidad ninguna ruta, ni siquiera una vía alterna para desviarse del tedio y la monotonía de su insípida existencia…estaba solo…la tibieza del agua y tener las piernas abiertas le despertó su instinto natural, y luego de masturbarse hasta saciarse, encendió otro cigarrillo y se fumó todas sus penas.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Pin It on Pinterest

Shares