La distancia es corta

La distancia es corta

Latitudes en un palpitar de un corazón extraño…

La grandeza de su estar permanece en mi memoria…

Explicitas son las sabias palabras que marcaste en mi nombre…

Olvidarte como en un ayer estabas…

Todo es posible aquí dentro, donde estas sensaciones se mueven como tierras movedizas engulléndote…

No estás en esa lejanía que se precipita en este acantilado donde el vértigo me llama sin temor…

Siento tu ausencia, y siento a la esperanza rota que me rodea…

Cogiendo tu aliento, me desubicas, prestando a la necesidad de verte de nuevo…

Respirar fuerte y retomar esa fuerza continua que me ayudara a caminar…

Con piedras o no en la mochila, va vacía de sentimientos repartidos por este camino de la vida…

El dolor se alivia con aquellas caricias que allá de antaño existían…

Ahora que la cura permanece en silencio, cojo tus recuerdos, los ato a mi cadena vital, dándome vida, construyéndome mi sueño…

Con él me despierto con él me acuesto…

Proyectar es mi consuelo, y fotografiar las escenas de un pasado ayudándome a andar por andar, sin rumbo pero con la consciencia alerta de mis pensamientos…

Tú y yo nos soltamos de la mano, y esa ráfaga de aire dispersa en este vacío que dejas conmoviéndome…

Soledad astuta, marcándome heridas de guerra en esta silueta…

Te animo a que te subas a este tren del sueño…

Enviado por: Cristina

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Pin It on Pinterest

Shares