Siete mil árboles y una guitarra

Un regalo de amor sólo visible desde el cielo

Su nombre era Graciela Yraizoz. Corría el año 1970 cuando conoció a Pedro Martín Ureta. Ella tan sólo tenía 17 años y él ya contaba con 28 pero fue un amor a primera vista, desde ese momento jamás volvieron a separarse.

Gabriela Yraizoz

Juntos vivieron felices en la Pampa Argentina durante los siguientes años. Graciela era una joven risueña que adoraba la guitarra y su mayor deseo era algún día poder construir una vivienda familiar para ellos y sus hijos con la forma de ese instrumento. Sin embargo la fatalidad truncó su deseo. En 1977, embarazada del que sería su quinto hijo con Pedro, Graciela sufrió un aneurisma cerebral y nada se pudo hacer por salvar su vida. Falleció cuando tan sólo tenía 25 años.

Desde aquel entonces Pedro no descansó ni un momento hasta poder cumplir los deseos de su amada. Veinte años y más de siete mil árboles fueron necesarios para hacerlo posible. Pero Pedro no se conformó con construir una simple finca para sus hijos con forma de instrumento musical. Villa Graciela es una majestuosa guitarra de más de un kilómetro de largo. Una guitarra visible desde el cielo, visible para ella.

Villa Graciela

Fuente: Villa Graciela se encuentra en General Levalle, localidad al sur de la provincia de Córdoba. Se puede acceder a ella desde la ruta nacional 7 que une Mendoza con Buenos Aires.

Google Maps: Si lo deseas puedes ver Villa Graciela en Google Maps en las coordenadas: -33.86785, -63.989525

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Pin It on Pinterest

Shares